Fundamentos del aprendizaje online: elige tu formación I

por Carlos Burges en Octubre 19, 2012

Post image for Fundamentos del aprendizaje online: elige tu formación I

Con este artículo comenzamos una serie de posts dedicados el mundo del aprendizaje online. ¿Cómo organizarme para aprender desde casa? ¿Por qué necesito seguir aprendiendo? ¿Cómo incluyo la formación online en mi currículum? ¿Y cómo la uso para encontrar trabajo o para mejorar mi futuro profesional?

Elegir una formación online

Te has decidido a aumentar tus conocimientos porque estás en paro o porque necesitas relanzar tu carrera o incluso porque tienes una incansable curiosidad. La formación online te permite gestionar tu tiempo para crecer como trabajador y como persona. Pero cuando te enfrentas a un inmenso catálogo … ¿qué elegir? ¿Por dónde empezar? Te contaremos en este artículo cómo crear una lista de prioridades, elegir la formación más adecuada en función de nuestras necesidades o requerimientos y decidir cuál será la formación adicional que requerirás para especializarte en una materia y relanzar tu carrera laboral.

¿Por qué necesito más formación?

Nunca se tiene el suficiente dinero, ni el suficiente pelo, ni la suficiente RAM, ni por supuesto, suficiente formación.

Actualmente, la formación adicional no es un lujo: es una necesidad. La actual situación del mercado de trabajo, extremadamente volátil, hace de la búsqueda de empleo una tarea muy ardua y difícil y la primera línea de ataque, el currículum, requiere que no solo se adapte al puesto de trabajo sino que muestre que tú, como interesado, dispones de conocimientos adicionales que pueden estar relacionados con el puesto de trabajo al que optas.

Al final, el saber no ocupa lugar y no sabes en qué momento ese conocimiento que has adquirido te va a servir para algo. Incluso, en un momento determinado, para dar un salto y abandonar tu actual actividad laboral y optar por un nuevo puesto que te satisfaga mucho más… y económicamente te sea mucho más rentable.

 ¿Por qué formación online frente a otras opciones tradicionales?

Estamos acostumbrados a pensar en la formación como el acto de “ir a clase”, sentarnos en pupitres y que un señor nos dé una lección. De hecho, gran parte de nuestra vida formativa ha seguido este modelo y es posible que lo recuerdes como algo aburrido.

La formación online es diferente: te permite lo primero y más importante, organizarte el tiempo. Aunque tengas una agenda diaria muy apretada, siempre es factible que puedas encontrar un hueco para aprender a tu ritmo, en vez de tener que organizar tu vida alrededor de la asistencia a una clase con todos los problemas que ello conlleva: modificar tus horarios, conciliar la vida familiar, los problemas del desplazamiento, que si transporte público, que si no aparco el coche, que si hoy me viene fatal… Al final, son tantas las trabas y los impedimentos que al no sentirte obligado (no hay nadie, salvo tu voluntad) a ir a clase, acabas abandonando.

Con la formación online tienes la ventaja que puedes aprender donde quieras: ¿Recuerdas esas tres horas que pasas en el transporte público sin hacer nada? ¿Y ese rato en el que has terminado con tus tareas y estás esperando a que llegue tu pareja a casa? Es un buen momento para dedicarlo a formación. Los huecos a lo largo del día son muchos y si sabemos aprovecharlos es fácil que con un poco de tesón y perseverancia podamos abordar un plan formativo.

 ¿Qué tipo de formación debo buscar? ¿Qué características debe tener?

Cuando se habla de e-learning, generalmente se acaba en el modelo “Moodle”: Moodle es un Sistema de Gestión de Cursos de Código Abierto (Open Source Course Management System, CMS), conocido también como Sistema de Gestión del Aprendizaje (Learning Management System, LMS) o como Entorno de Aprendizaje Virtual (Virtual Learning Environment, VLE). Es una aplicación web gratuita que los educadores pueden utilizar para crear sitios de aprendizaje efectivo en línea.

Moodle tiene un problema: es exactamente el modelo de estudio tradicional llevado al ordenador: largas cantidades de texto a estudiar, con algún vídeo o fotos y exámenes. Realmente es e-learning porque se usa un ordenador, pero el tipo de estudio que vas a aplicar sobre este formato es muy parecido al que conoces: leer, leer más, hacer ejercicios predefinidos… Al final es como tener un libro físico y hacer los ejercicios que vienen al final de cada capítulo.

Y por otro lado tienes los vídeo-tutoriales: este formato es muy diferente porque de momento tienes un profesor que explica, puedes escuchar y además, ves qué está haciendo y los resultados de sus acciones.

Esto es muy importante porque, por ejemplo, tratar de aprender un software vía texto acaba siendo complicado y engorroso y lo que quieres y necesitas es “ver” qué está pasando, dónde están las opciones del menú, qué ocurre cuando se realiza una acción sobre el programa y que el resultado a la vista es el que tú estás obteniendo comparándolo con el resultado del profesor en la pantalla. Y eso el texto no lo puede ofrecer.

Por eso el video-tutorial es mucho más dinámico, resulta mucho más atractivo y además, es mucho menos aburrido. Siempre, además, puedes dar un paso atrás para ver un ejemplo o escuchar de nuevo la explicación del profesor y sobre esas explicaciones, empezar tu viaje de exploración.

Carlos Burges || www.faq-mac.com  ||  Serie completa de artículo spublicados

Leave a Comment

{ 1 trackback }

Publicación anterior:

Publicación siguiente: