Hablando de eBooks

por Mariana Cabral en Junio 6, 2011

Desde que entramos al mundo electrónico, la »e« a manera de prefijo comenzó a pulular en nuestro vocabulario, enmarcando con halo de encanto cibernético a cuanta palabra comenzaba a acompañar: e-mail, e-commerce, e-magazine, e-business, e-learning, e-health. Por supuesto, su acepción inglesa ha sido la más difundida; sin embargo, igualmente hemos puesto en uso la apropiada castellanización, como en e-comercio, e-salud, e-correo, aunque tal vez con mejor recurrencia.

Este prefijo viene originalmente de »electronic« o »electrónico« que, en otras palabras ha entrado en su forma de »cyber«, derivado a su vez de »cybernetic« o »cibernética«. En corto, nos habla de la modalidad electrónica, digital o incluso »on-line« de productos, servicios y/o conceptos con origen analógico que se plantan también en este –ya no tan nuevo– ecosistema tan difundido en nuestros tiempos.

Hablando de eBooks

Dentro de estos productos, por supuesto, no podía haber pasado mucho tiempo sin un elemento básico e identificativo de lo que entendemos como cultura: los libros. Y los libros electrónicos o e-Books no sólo llegaron para quedarse, hoy en día están disfrutando de una increíble popularidad.

Un eBook es una publicación en forma digital que puede consistir de texto, imágenes y sí, por qué no, otros recursos como links, audios, vídeos, animaciones, etc., dependiendo de los alcances del formato y las capacidades del lector que, de hecho pueden incluso incidir en la publicación misma para conseguir una experiencia más rica y cómodo para el usuario: modificar fuente, tamaño, orientación, flujo de texto, etc…

Aunque es en esta época cuando estamos viviendo un increíble boom de estos formatos digitales, el cual se debe, por supuesto, a la increíble propagación de dispositivos móviles capaces de leerlos y consumirlos (tabletas, smartphones y demás), los inicios de los eBooks se remontan a la década de los 70’s con el llamado Proyecto Gutenberg, que se antojaba de alguna manera como la versión moderna de una Biblioteca de Alejandría virtual, puesto que buscaba la digitalización y archivo de la cultura, principalmente en su forma publicada. Ese fue el inicio de lo que hoy causa tanto furor, la creación y distribución de libros digitales.

Claro, a pesar de que en 1996 el Gutenberg Project ya contaba con 1,000 títulos y buscaba llegar al millón, fue hasta que comenzaron a salir los eReaders, dispositivos creados específicamente para la lectura de estas piezas editoriales, cuando el usuario en general reparó en los eBooks y los reconoció como una opción factible. En este momento entraron en juego grandes nombres como Sony, Random House, Microsoft y por supuesto Amazon, el gigante de los libros en internet.

Hoy en día son las tabletas, la evolución –un poco mutada– de los eReaders, las que abren todavía más el panorama en este ecosistema, llevando la experiencia a lugares insospechados y abriendo nichos de mercado con posibilidades por demás impresionantes y redituables; lo que ha hecho que muchos productores, diseñadores, desarrolladores y entusiastas volteen a ver la hechura tanto de publicaciones como de aplicaciones de consumo, como una opción real tanto de creación como de negocio.

Seguramente este mundo tiene mucho más a dónde ir y nos sorprenderá con más y mejores posibilidades conforme se vayan explorando sus capacidades y se imprima cada vez más creatividad en sus resultados. Mientras tanto, los diferentes formatos y los distintos dispositivos están ahí para que experimentemos; así que, manos a la obra… de entrada, podemos ir aprendiendo a Crear eBooks desde InDesign con este curso online de video2brain.

{ 1 comment… leerlo abajo oAjouter un commentaire }

Neidán Junio 9, 2011 a las 8:18 pm

Tus post son muy buenos… De nuevo gracias por la calidad e información :D

Leave a Comment

{ 1 trackback }

Publicación anterior:

Publicación siguiente: